¿Estamos determinados solamente por la costumbre a suponer el futuro de conformidad con el pasado?

¿Estamos determinados solamente por la costumbre a suponer el futuro de conformidad con el pasado?
¿Estamos determinados solamente por la costumbre a suponer el futuro de conformidad con el pasado?

autor.: cejuanjo

Remitido el 03-04-12 a las 04:29:22 :: 4959 lecturas


Escribe David Hume que “estamos determinados solamente por la costumbre a suponer el futuro de conformidad con el pasado” – Compendio del Tratado de la Naturaleza Humana - . Esto, desde luego, es discutible.


 


De entrada no parece ser cierto que lo único – solamente – que nos lleva a suponer como será el futuro es como ha sido el pasado. De ser esto verdad sólo aquellos viudos y divorciados en los que subsistiese el deseo de contraer nuevas nupcias estarían en condiciones de formarse una hipótesis razonable de lo que les espera. Y es más. De ser así es bastante dudosa la subsistencia del antedicho deseo. Lamentablemente el ser humano no es un burro, en el sentido zoológico del término, y si hay que tropezar de nuevo con la misma piedra pues se tropieza de nuevo con la misma piedra. Y quien habla del matrimonio puede hacerlo de las Apuestas Mutuas Deportivo Benéficas o de cualquier otro evento en el que la línea tendencial a la que apunta la experiencia acumulada no resulta especialmente justificativa de la repetición de lo acontecido.


 


En los casos anteriores, como en otros, lo que se percibe es que lo propio del ser humano no es suponer el futuro de conformidad con el pasado si no más bien suponer el futuro como un pasado alternativo. Como aquello que pudo haber sido y que no fue. Buscamos en lo que tiene que venir algo por lo menos igual y preferiblemente mejor que aquello que ya se ha ido. Y por eso más que hablar de un futuro conforme – como conformado - al pasado  lo procedente es hablar de un futuro en el que cuenta el pasado como criterio orientativo.


 


En cuanto al pasado como criterio orientativo ahí si vamos a coincidir con Hume. Así realmente lo que percibimos del pasado fueron sus cualidades sensibles, aquello cuanto entró a formar parte de nuestro conocimiento. Es decir, nuestra verdad. Una verdad subjetiva y limitada pues las fuerzas que operaron en los eventos precedentes nos son enteramente desconocidas. O más que desconocidas, inaprensibles. En el encuentro entre el Real Madrid y el Osasuna yo puedo apostar cincuenta euros a que ganará el primero. Y seguramente gane. Pero también puedo perder. Y de hecho en más de una ocasión ha sido así. En toda expectativa por fundada y razonable que sea hay un tanto por cien de incertidumbre más o menos grande. E incluso cuanto finalmente acontece no guarda simetría con la magnitud del porcentaje como dan fe los goles en tiempo de descuento.


 


En resumidas cuentas: las composiciones de lugar a las que nos llevan nuestras experiencias sensibles del pasado tienen un alcance meramente orientativo. El futuro nos reserva el papel de actores, si nos lo reserva. O tal vez el de simples espectadores. No el de guionistas.

Comentarios

Titulo.:

 

Mensaje.:

 

 

Visitas Hoy.: 0 :: (0 Visitas Previstas) :: Total visitas desde 01/01/2009.: 421070

Aviso Legal :: Reglas de Participacion :: Como usa Google tus datos en esta web